Thursday, June 19, 2008

Contra el idealismo enfermo

" El anticristo" de Nietzsche es el libro que mayor impactó me causo y mejor me hizo sentir. Por esa razón, y como otras veces hice en este blog, quiero compartir con el que quiera este párrafo del que para mí es un libro sólo para mentes abiertas:



" El mundo es perfecto - así habla el instinto de los más intelectuales, el instinto afirmativo-; la imperfección, todo lo que está por debajo de nosotros, la distancia, el chandala mismo, forman parte de está perfección". Como los intelectuales son los más fuertes, hallan la dicha allí donde otros sucumbirían; en el laberinto, en la severidad para consigo mismo y para con los demás, en la tentación, su alegría es vencerse a sí mismos; en ellos el ascetismo se torna naturaleza, necesidad, instinto. La misión difícil es su prerrogativa; jugar con cargas que abrumarían a cualquiera, su esparcimiento. El conocimiento es una de las formas del ascetismo. Forman la clase de hombres más honrada y esto no impide que sean al mismo tiempo, la más alegre y la más amable. Reinan, no porque su gusto sea reinar, sino porque existen; no disponen de libertad para ser los segundos.


¿ Cómo que el mundo es perfecto? ¿ Y todas las injusticias que hay? Nadie niega eso, de lo que se trata es de dejar de aspirar a cosas imposibles y ocuparnos de lo posible, siempre se puede mejorar en todo, lo que no se `puede es pretender un mundo sin problemas.

4 comments:

el winco verbal said...

excelente.

Fantômas said...

Muy complicado el texto para mí, en este momento estoy para otras cosas supongo.

Pegate una vuelta por mi blog si tenés ganas.

Un abrazo che!

lau said...

no sé si quienes tienen el conocimiento son los más alegres y amables....a veces saber demasiado deprime un poco...
me parece..
saludos!:)

Santiago Javier said...

Si, puede ser, Nietzsche fue un personaje demasiado inmenso, van a pasar siglos y se va a seguir estudiando su personalidad.