Sunday, May 02, 2010

La famosa casa chorizo

Cada vez que tengo la oportunidad de entrar a alguna casa chorizo, quedo fascinado con esa calidez de los pisos y puertas de madera. Con el misterio del zaguán, eterno pasillo testigo de tantos amores furtivos. Los ambientes amplios y puertas grandes inquietan, como así el detalle del baño con dos puertas: una que sale a una habitación y otra al living o pasillo. En un tiempo de tangos y cuchillos, las casas chorizos eran una sola casa donde vivía alguna familia burguesa con sus criados. Esta arquitectura tiene un aire señorial y melancólico que es como una presencia, son mucho más que una casa, son historia. La fachada pretenciosa y rimbombante, que antaño era el escudo de familias adineradas, en la actualidad es una mera fachada que no se condice que los personajes urbanos que habitan esos ex caserones.

Un banquete visual que adorna las veredas de nuestra querida Buenos Aires, ojala perduren muchos siglos más o hasta la eternidad.



3 comments:

Ignacio Vanini said...

"En un tiempo de tangos y cuchillos". Esa frase es muy fuerte. Bien ahí.

Me voy con esa frase en el cerebro.

despistada2010 said...

Viví en una de pequeña, me quedó la sensación de que esa dispocisión proporciona mayor independencia y libertad.

Santiago Javier said...

Yo que vivo en un duplex (el gran negocio de las empresas constructoras)claustrofobico, me siento muy a gusto en esa amplitud de espacio que ofrecen esas viejas casas.