Tuesday, December 23, 2008

Wonderful world

Hace miles de años Heraclito dijo: “ No se puede descender dos veces por el mismo río, pues cuando descendiendo por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos”. Gran verdad, las compuertas del tiempo se abrieron y el devenir fue un torrente imparable, que erigió la torre de babel de la post modernidad en la que vivimos. Volamos alto y queremos ascender más, somos ambiciosos por naturaleza, buscamos algo parecido al elixir de la vida eterna. Pretendemos, el tiempo dictaminará el fracaso o éxito de nuestro objetivo, controlar nuestra evolución. La biotecnología, la neurociencia, la nanotecnología: ya hacen realidad aquella película de los 80, que no recuerdo el nombre, donde una navecita tripulada por un humano viaja por adentro de un cuerpo. Aún mejor, no va a necesitar tripulante, va a ser un robot microscópico, la realidad supera la ficción. Quisimos dominar la naturaleza y lo logramos, construyendo imperios romanos futuristas, que nos venden un paraíso de consumo y velocidad, pero a veces la madre naturaleza nos da un avisa, nos dice que ella tiene la última palabra.

El trabajo se transformo en una maquinaria que produce las 24 horas del día, quitando y dando trabajo según las fluctuaciones de la economía; y la mujer entro al mundo del trabajo. Quisimos imitar las explosiones que se producen en el cosmos, y casi lo logramos, nuestras bombas son cada vez más potentes, y el precio, muy alto, fue haber matado a mucha gente. ¿Pero acaso, no venimos teniendo guerras desde antes de Cristo? ¿Por que pretender que no deberían existir? ¿Acaso no son parte de la trama compleja de la realidad? En la selva el león es el rey, todos le temen, los más fuertes lo enfrentan y el pelea para sobrevivir y caza para comer…… Ahora bien, los humanos aunque razonemos, seguimos siendo animales, pero inteligentes, y eso es un arma de doble filo: podemos hacer mucho bien o mucho mal.

Cuando la biblia dice que Adán y Eva fueron desterrados del paraíso, lo pinta como un castigo, “ahora van a tener que trabajar para vivir.” Yo lo reformularía, para mí es lo mejor que nos pudo haber pasado ( no soy creyente, sólo hago una interpretación del mito), porque nos convertimos en los que somos ahora, cometimos errores, sí, pero se vive mejor que en la era medieval, hemos evolucionado. No soy de los que idealizan el pasado, y se indignan con el presente, eso me parece algo de alguien mediocre. Yo vivo el presente que me toca, trato de encontrarle lo bueno, y padezco sus miserias. El indio Solari dijo en una de sus canciones: “ La vida sin problemas, es matar el tiempo a lo bobo.” Se tiene que hacer, y se está haciendo, todo lo posible para tener un mundo mejor, pero siempre van a haber caos. No es tanto una cuestión de mala voluntad ( es un lugar común decir que los ricos no hacen por los pobres, son los que más hacen), es que pretendemos cambios en lo macro, y no nos damos cuenta que haciendo cosas más chiquitas podemos obtener mejores resultados. En vez de hacernos los buenos diciendo, “ que injusta es la vida, no deberían haber pobres en la tierra,” seamos mejores personas en los ámbitos que frecuentamos, tengamos proyectos personales, no toquemos la bocina como unos locos, juguémonos por lo que queremos, haciendo esto seguramente vamos a ser más felices y el mundo no nos va parecer tan hostil.

La mayoría en cambio, prefiere quejarse de lo mal que está el mundo, pero lo hace porque en realidad lo que está mal es su vida, usa al mundo como chivo expiatorio para nos hacerse cargo de sus problemas.

3 comments:

Luigi De Angelis S. said...

Sin lugar a dudas tienes puntos de vista interesantes y una capacidad de observación notable.

La conclusión de tu entrada es avezada, la respeto y la comprendo porque yo también repudio a la gente que dice, por ejemplo, "qué mal está el mundo, antes las cosas no eran así"... y la verdad es que siempre han habido problemas en el mundo - con características probablemente diferentes - con trasfondos más o menos parecidos que guardan relación con características que al parecer son muy intrínsecas del hombre y la mujer.

De todos modos, creo que debemos procurar la paz y la equidad, aunque cada vez estoy más convencido de que es una meta prácticamente imposible de lograr.

Saludos,

Santiago Javier said...

Me gusta mucho tu blog.... ¿ Viste la película Equs?Si la viste, me gustaría que hagas un posteo sobre esa película...

Luigi De Angelis S. said...

Sí vi la película "Equus", te prometo que escribiré sobre esa película y subirémi comentario la próxima semana... ya tengo en mente cómo iniciar la entrada.