Thursday, November 29, 2007

Entrada numero 200

Ayer a la madrugada fue lo mal que me sentía, ahora quiero reconocer que Helena me hizo sentir bien con su comentario, ¿por qué? Y que mejor que una cita para decirlo, el profesor William James dijo:” El principio más profundo en el carácter humano es el anhelo de ser apreciado.”

En el libro que estoy leyendo ahora, “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, se dan ejemplos de casos reales, donde un simple gesto de aprecio ha cambiado la vida de muchas personas, y a algunas las ha llevado al éxito y a la fama. Hoy a la tarde cuando subí al 93, el colectivero comentó que iban a aumentar el boleta, y no me enojé, el pobre tipo debe estar cansado de laburar 12 horas diarias, como no va querer un aumento, a veces hay que saber ponerse en el lugar del otro para ver la realidad con más maduración.

1 comment:

Helena said...

Hola Santiago, me alegra mucho que estés mejor.
Yo creo que es fundamental ponerse en el lugar del otro, siempre que uno pueda, a pesar de las distintas vivencias y experiencias, a pesar de todos los antagonismos que puedan existir entre dos personas, siempre uno puede sentir algo similar a lo que el otro siente. Como decías antes en otro comentario, Hay cosas que uno dice sin pensar y pueden herir, pero si nos ponemos en el lugar del otro sabremos que hicimos mal.
En el caso de los reclamos sociales suele pasar que nunca nos ponemos en el lugar del otro, lo que suele ocurrir en los hospitales es terrible, unos porque no cobran, otros porque ven morir o enfermar a los que quieren, la cuestión es que resulta más fácil hacer oídos sordos que resignar la comodidad y ponernos en el lugar de los más débiles para sacar de donde no tenemos fuerza para ayudar.
No sé porque termino hablando de esto, pero bueno, surgió así.
Un abrazo