Wednesday, November 21, 2007

Un tesorito

En este libro que empecé a leer ayer, que pueden leer online acá, útil a todo aquel que le interese relacionarse mejor con el otro y convertirse en un lider, encontré esta anecdota muy poderosa:



Paul Harvey, en una de sus transmisiones radiales, "El resto de la historia", cuenta cómo una apreciación sincera puede cambiar la vida de una persona. Contó que años atrás un maestro de Detroit le pidió a Stevie Morris que lo ayudara a encontrar un ratoncito que se había escapado en el aula de clases. El maestro apreciaba el hecho de que la naturaleza le había dado a Steve algo que ningún otro alumno tenía. La naturaleza le había dado a Stevie un notable par de oídos, para compensar la ceguera de sus ojos. Pero ésta fue la primera ocasión en que Stevie sintió que se apreciaba la fineza de su oído. Ahora, años después, dice que ese acto de aprecio fue el comienzo de una nueva vida.



Desde aquel entonces desarrolló su don del oído hasta volverse, bajo el nombre artístico de Stevie Wonder, uno de los grandes músico populares.

LINk: http://www.capitulo2.com//book.aspx?id=82126

6 comments:

Adrianófanes said...

Me encanta conocer cómo el mundo se nutre de pequeñas anécdotas que logran trascender hasta convertirse en superlativas. Los artistas tienen una vida de caminos sorprendentes, inesperados, hasta insólitos. Y muchos de ellos nos hacen creer en el destino, sobre todo cuando llegan tan lejos sin haberlo imaginado alguna vez. Un abrazo.

Santiago said...

Sí, eso es lo que me da esperanzas, quizá algún día pueda llegar algo que ni yo me lo pensaba.

Saludos

mi otro yo said...

Hola
Vi un poco de el link es sumado a lo que decís es muy interesante.
pase a leerte y espero que hayas recibido, ya los besos que andas necesitando.

Anonymous said...

Coincido una vez mas con usted, un verdadero "tesorito" el libro. Aunque coincidero que a veces se pone un poco reiterativo, es uno de esos libros para releer de vez en cuando

Helena said...

Hola, cuando encuentres algo para losers como yo que no prentender ganarse la simpatía de nadie avisame.
Un abrazo

Santiago said...

Helena: No se bien que me quisiste decir, lo único que te puedo decir que para mí estar bien con el otro me hace bien.

Saludos y espero que estes bien