Friday, November 02, 2007

Voces que despiertan conciensias

En la revista Amadeus leí un ensayo de Susan Sontag, que se titula “un argumento sobre la belleza.” No voy repetir lo que ya tan bien dijo ella, lo único que haré es reflexionar un poco sobre lo que dijo al final del mismo:” imagine la afirmación: Este crepúsculo es interesante.”¿Puede haber un eufemismo más desubicado que ese? Y lo hizo apropósito, para mostrar como a veces deformamos nuestras apreciaciones con palabras sin peso.



De la corriente existencialista de Jean Paul Sartre, una vez aseguro: ” La interpretación es la venganza del intelectual en contra del arte,” fue una intelectual comprometida con el análisis de la cultura contemporánea y una humanista. . Les cito un fragmento:


Por supuesto, cuando la gente afirmaba que una obra de arte era interesante, no indicaba con ello que forzosamente le gustara; y mucho menos que la considerar bella. Por lo general, sólo indicaba que creía debía gustarle. O que le gustaba, de algún modo, aunque no fuera bella.



Para esto sirven los intelectuales, para pensar en las cosas que la gente común no repara, siempre por diferentes motivos, y quizá por las distracciones que le ofrece el mercado, que los distrae para usarlos. Los más brutos seguramente dirán que un futbolista le da alegría a la gente;los más avispados se darán cuenta que le roban el dinero y la salud. Uno cosa es distraerse un rato con un partido de fútbol, otra muy diferente es estar enamorado del éxito de las estrellas de su club favorito, mientras la vida de uno es cada día más penosa y deprimente,

2 comments:

Adrianófanes said...

Me gusta mucho Susan Sontag, he tenido la oportunidad de leer algunos de sus ensayos y no solalemente versan sobre cuestiones interesantes referidas a las problemáticas de este tiempo, sino que también están expresadas en un lenguaje seductor, cautivante y una forma de escribir que como dice el título del post, ayuda a "despertar conciencias".

Los intelectuales tienen la función de reflexionar y llevar a la gente aquello que el común no puede haber. De todos modos, su función abarca amplios espectros, no solamente tiene que estar asociado a una actividad elitista.

Pienso que el fútbol también ha despertado la pasión de intelectuales, quienes han reflexionado en torno a lo que representa como juego, a las fuerzas que se ponen en tensión, a la estética como deporte, a lo que hace que sea uno de los más populares del mundo, sino el más popular...

El fútbol, la vida, el arte, admite muchas interpretaciones y también múltiples sujetos. Creo que, en todo caso, el pecado de los intelectuales, es situarse en una órbita no diferente, sino demasiado lejana...

Santiago said...

A mí no me interesa el fútbol, lo que no quiere decir, como vos decis, que no merezca ser analisado por un filósofo por ejemplo, ya que tiene mucho material interesante, sobre todo para los sociologos.

POr mas basura que sea la tele hoy, como dicen algunos, igual hay que saber discriminar, es parte de nuestra sociedad y no puede quedar afuera de un analisis profundo por
solo hecho de que sus programas son banales, es absurdo.