Monday, October 20, 2008

A un clic de cambiar

El famoso clic con su consabido viraje de 180 grados en nuestra manera de pensar y ver el mundo, no nos llega a todos al mismo tiempo ni en las mismas circunstancias: Algunos necesitan haber vivido algo fuerte que los haga despertar, otros no llegan a tocar fondo, son muy inteligentes emocionalmente y se dan cuenta antes, una enfermedad es una buena oportunidad para el cambio, y los más afortunados hacen esta metamorfosis sin problema alguno, como algo natural en su proceso de maduración. De alguna forma en todos es igual, estamos creciendo, solamente que algunos necesitan que le den un buen empujón para saltar al vacío de los desconocido.




Más allá de las maneras de hacer clic, ese momento cuando llega es maravilloso: nos hace sentir renovados, poderosos, creativos, y lo más importante, somos capaces de concretar nuestros sueños; sabemos que ya soltamos las cadenas que nos apresaban, ya somos libres de tener la vida que queremos. Nos volvemos flexibles, más tolerantes con nosotros mismos y con los demás, y eso hace que seamos buscados porque le gente recibe buena onda de nosotros.




Yo personalmente me siento muy feliz de haber hecho el clic hace poco, porque me está trayendo muchas satisfacciones no solamente a mí, si no a los que me quieren. Ya no me altero por boludeces, ante cualquier situación tensa conservo la armonía, y trato amablemente a todo el mundo, y cuando alguien me trata mal, no reacciono impulsivamente, pienso, y luego actúo……

1 comment:

Cristian said...

El verdadero cambio consiste en mantenerse allí, dejar que las percepciones y las emociones sigan siendo eso y dejarlas correr. Habrá momentos en los que creas que retrocediste, pero es parte de lo mismo. Lei que la confusión es la puerta del entendimiento.

Abrazo