Thursday, July 05, 2007

Les presento a un amigo

El domingo pasado fui a visitar a mi querido amigo Mariano, y sucedió algo bastante gracioso: el me mostró una historia que había escrito a los 9 años en la escuela, la verdad que no estaba nada mal considerando la edad que tenía en ese entonces, tenía mucho vuelo imaginativo. Lo que me llamó la atención fue el comentario que le había hecho la maestra en la hoja a modo de corrección: “¿Mariano, por qué tus historias son tan trágicas? “ En cierta forma era verdad, no era un cuentito de animalitos que se divertían, había muertes, pero me pregunto, ¿no hubiera sido mejor que le hubiera dado un estimulo, en vez de hacerle esa tonta pregunta? Viendo mi reacción, Mariano me dice:” La guardo para mostrar lo estupida que puede llegar a ser una maestra.” Estuvo genial, lo adoro, encima lo dijo sin rencor, con alegría.

7 comments:

Fer said...

En este caso fue una maestra, pero bien podría haber sido cualquier adulto... A veces esa mirada "adultocéntrica" me saca... Porqué no mirar desde los ojos del niño para poder captar la maravilla de sus creaciones?
Lo que le pasó a tu amigo le pasa con más frecuencia de la que crees a muchos niños... tristemente...
un beso

Santiago said...

Exelente comentario Fer, ya lo creo que es así, a veces los adultos subestiman un poco a los chicos.

Yo recuerdo que cuando era chico, en las reuniones familiares nos mandaban a sentar a una mesa aparte, yo me sentía discriminado de alguna forma. Inclusive no eramos tan chicos, y nos trataban como nenes.

Saludos

Cote Cumplido said...

wua, que buena historia. Para darnos cuenta que nunca hay apoyo cuando se es creativo. Hay poca gente que esta dispuesta a aceptarlo

Sahaquiel said...

Fue terrible el comentario de la maestra y estoy de acuerdo en que es algo que sucede con frecuencia. No sólo es una subestimación, también parece ser que, de algún modo, molesta que una persona intente salirse del molde y romper viejas estructuras. Tratar de uniformar de ese modo a los niños es ponerles trabas a su creatividad y prepararles el camino para que se ajusten a las normas preestablecidas de la masa..

Saludos.

Caro said...

Esta historia me hace acordar a un episodio en mi escuela primaria, estando yo pensativa en un recreo una maestra me pregunta que me pasa y cuando le contesto que estaba pensando, ella me dijo: Sos muy chica para pensar, andá a jugar...Y rió feliz de haberme aconsejado de ese modo...

saluditosssssss

Santiago said...

Por un lado te estaban cuidando; por el otro te estaba subestimando.Hace falta con los adultos cambien un poco su mentalidad.

Saludos

Luz said...

jajaja...soy profe de inglésy trabajo tanto con chicos como con adultos.
Me parece más que importante el respetar espacios de libertad y creatividad en la mayor medida posible, no sólo en los chicos sino también en los adultos. No hay sólo una forma de enseñar ni sólo una forma de aprender.
Besos!!