Tuesday, July 31, 2007

Yo, mi propio enigma o yo el mistificador

Uno de estos días voy a ir caminando por la calle y me voy encontrar con una marciano que me va a preguntar:” Dónde es la parada del tubo que te tele transporta a la galaxia xxx,” y ahí en ese mismo instante voy a llegar a la apoteosis de no entender nada, lo que no significa no saber vivir, al contrario, significará y significa que la vida no para de sorprenderme hasta extremos desconcertantes. ¿Y cómo no sentir esto? Si he conocido a una mujer deseosa de brindarse entera pero imposibilitada por un poder cínico, si he visto a un hombre lagrimear ante mí sin conocerme y mirándome a los ojos, si he visto por mi ventana el cielo azul limpio de nubes con el ferviente deseo que ese instante sea toda mi vida, y todo en pocos instantes. Yo no evito sentir, pero me asusta que hasta cuando estoy soñando siento mi corazón como si estuviera corriendo, creo que casi nunca me mente descansa en paz, trabaja hasta de noche. Estoy cansado de estar lejos del encuentro con el otro, de no estar con gente cuando quiero y viceversa, de fundirme en un solo fuego. Tengo que matar al drácula de la noche que hay en mí, y dejar que la babosa de la decepción se seque de una vez y se metamorfosee en mariposa de la vida, para cuando se abra el telón y la escenografía de la vida se vuelva verdad pura y descarnada, el actor sin maquillaje, el fin del gran acto tragicómico.

4 comments:

leinaD said...

El esperado fin del acto tragicómico.

Sigue así, vive, alégrate y sufre por la vida, que así la vivirás en su totalidad, no nos guardemos nada, la locura y el fervor nos hacen sentir. :)

Saludos.

Amazona said...

siempre que vengo aqui encuentro sentido en el sin sentido.

Gracias por el eco!
eco...

Santiago said...

Que buena noticias me dan amazona,
gracias por seguir visitandome,

Alejandra said...

Las pasiones surgen con fuerza en aquellas personas que han tenido tiempo de gestarlas en su interior. Tal vez el final del acto tragicómico sea el momento que esté esperando o tal vez mucho antes...

Saludos.